Juego de Tronos: Los dragones resultaron ser figuras de ornamento en la octava temporada


Juego de Tronos no se ha cansado de hablar durante años de la importancia que tienen los dragones. Sin embargo, en el transcurso de las dos últimas temporadas, la serie ha intentado decirnos algo que pudimos comprobar: los dragones no sirven para nada si están solos

A medida que los dragones maduraban, la serie parecía revelar que los dragones simbolizaban un tipo de fuerza que haría a Daenerys demasiado terrible en el conflicto final por el trono de hierro, pero con el paso del tiempo la serie demostró que ya no eran tan poderosos como alguna vez lo fueron. 


El Rey de la Noche derribó a Viserion con su lanza y lo convirtió en una de sus criaturas heladas. Claramente un demonio de hielo ancestral puede matar sin ayuda a un reptil que escupe fuego por la boca, porque así funciona la magia. 


En el episodio “Los últimos Stark” se nos mostró cuán vulnerables son los dragones, algo que, aunque miserable para Daenerys, presenta una dinámica aún más interesante para la serie en general. 


A pesar de todos los errores que Cersei cometió durante su tiempo como reina, la lección que obviamente aprendió y se tomó en serio es que los dragones pueden morir. Todo lo que hizo falta fueron unos pocos disparos bien dirigidos de los escorpiones de Cersei para matar a Rhaegal, e incluso en ese momento, Daenerys no parecía tener una estrategia de contraataque aparte de dar la vuelta y huir, dejando que Cersei supiera que tuvo a su oponente en sus manos.

Entradas similares

No se permiten nuevos comentarios